.--. .- -.-. .... ---
.-.. . --.- ..- . .-. .. -.-. .-

24.5.16

Réquiem por un disfraz






















Las flores no tienen voz, y enloquecido
te darás cuenta en una tormenta.

Sin duda habrás logrado deshacerte del único
disfraz que te servía.
Simplemente habrías podido coser luz,
sembrar luz sin verla, como un enjambre
que se enjuaga con las linternas más recónditas,
desenfrenando ráfagas de sabios
con sus nuevos controles intuitivos.

No enfatices más lo banal de tu hecho,
como quien raya una mesa de colegio
con el nombre de algún energúmeno,
uno más de quien
el apodo se desgaja del rostro
y de quien se agría el cuerpo
entumecido por el asombro.

A la luz posible de los ciegos
se abre la herida de nuestra especie.

Simplemente habrías podido plantar luz,
cernir el lienzo entero y recurrir
así a lo imperioso,
así a lo atrevido y a lo ancestral.

21.4.16

Embalse de tinta



Un fantasma he sido en tu cultura y en la mía por la vía pública y por la rectal y por todo lo que tú quieras. Un inalcanzable escalofrío me prometes cuando rescatas tu apolíneo culo de su eclipse tras un asiento y me muestras el portento que a sacudidas hiere. No ha pasado ni un momento y ya te siento en el desenlace, jugando a las muñecas con un catálogo de ropa entre los dientes blanquitos. Sólo te fijas en la ropa, se nota. Arañas sin saber, como los gatos malucos cuando les queda conociendo el agua. Es un enigma si tras el pecho obtuso que se bombea tan a menudo haya un alma traviesa o una travesía. Tienes la inquietud a bordo, y ella te imprime ritmos aleatorios en los zapatos, en las rodillas estratégicamente desnudas entre los rotos del pantalón. Cuando entornas los ojitos como diciendo que sólo sabes follar rápido y sin memoria, allí está inscrito tu miedo. No sé quién eres, pero me obstruye siempre el silencio de pensar ya haberte conocido. No sabes quién eres, pero cuando me escrutas de pigmeo a explorador, aborreces en secreto todo lo que podrías ser, ocultando tu labio prieto tras los dientes que muestras como un escudo de calcio. La estatua que me abalanzas encima, el calor acorazado con que irradias adolescencia, los rituales inconscientes que perpetuas al borde de una silla marcando tu glúteo lácteo, en malabarismos de colágeno, todo eso desalinea la genética espantosa con la que lidio. Me acuerdo cuando te acercaste, y tú no, probablemente. Ahora sabes, te dijeron. Se han desgarrado las telas de todos los calzoncillos de esta ciudad, nuestra ciudad, donde aúllan los animales y las piedras. Allí me esconderé, huiré, porque no creo en transfusiones. Mi tráquea de plata, henchida de salivas ajenas, intenta no añorarte porque ni te ha conocido, pero hay decisiones en que el raciocinio se aleja cuanto más se busque aplicar. Espero que mi embalse de tinta esté bien construido y no desborde, y quede como la Guajira, seco y chamuscado, estéril de todo rumbo. Sé que no valorarías un sacrificio, que no lo creerías, que sería un juguete más, que creerías tener razón en ponerle becuadro a la sensible. Seguiré siendo ese fantasma, a tumba cerrada, con el don amargo de abstraerme en alguna amistad peripatética o perniciosa mientras no me rescaten del útero, mientras nos sirva. La oscuridad se disculpará conmigo y me traerá sed y algunas nueces para los días huecos, así me sentiré más dichoso porque humano. Pero no has de preocuparte, ya que de ser así no habrás aprendido nada, y por eso llámase mayéutica.

16.4.16

Apsidal mulatto


bloodless shear
as sure as the humming north
I’d pluck you blind
when you be ripe for hissing
lest I should settle

and it will grow
my eyebrows like sparrows
shall signal the evening
when you will grow ashamed
of your outpourings

you will come to me then
and I shall sever you hollowly
the brisk sea of salt vowels
grinding through your teeth
as you mumble in black and white

and I crave to see your visage
greek-clad and impassioned
an apsidal mulatto in a daze
breaking into polyphony
against multiple skies

maybe I will wait
even and paired
for I have known of being
incomplete

14.4.16

La posmodernidad de cuajo











ermita de lo insaciable
devengo con palpable alarma
socorro en la punta de los labios
mientras ladean vidas
por el tumulto de gentíos angostos

entre cáscaras y olores cortopunzantes
por el aire de mangle y mierda
arrastro mi labia desparramada y excelsa
que se ha de nutrir de algún vino peleón
o a punta de puñal en los recuerdos

he multiplicado los mensajes a la luna
y en cada uno de ellos
he plegado un deseo oculto
con una solemnidad que merece el pasmo
de compostura ante el vómito inminente

entre guiños de animal
vamos cercenando nuestras posibilidades
siempre por algo que nos parece más tierno
menos preocupante
y menos comprometido con el universo

no quiero tener que sacrificar vacas
para paganizar la entrega de mis llaves
ni echar vino en la tierra ni rechinar rimas
para tener que lograr arrancarme
(carajo) la posmodernidad de cuajo

3.4.16

Búho síncrono


no crees que tambalee
ni que me broten pasmos
porque no ves mis noches
pegado al techo
mis noches asimétricas
y mis días que son sueños
de búho síncrono 
sueños o secretos crecientes

lunas que avanzan
mientras asimilo que es poco
lo que queda mío
porque podrás haber visto
monumentos de mi mano
pero esa también tiembla
y se interroga pálidamente
sobre los sentidos cuesta abajo

así me quedarán impactados
los matices de la luz cuando
me lo anuncies cabizbajo
un poco avergonzado así
tengas al menos la bondad
de no arañarme al asir mis horas
de no destriparme demasiado
de hacer arte con nosotros