.--. .- -.-. .... ---
.-.. . --.- ..- . .-. .. -.-. .-

21.12.14

NYC cops: jihad or karma?














New York City cops are out of hand. Already feeling ennobled and pompously heightened in their post-9/11 egos, these militarized fools, an integral part of the force which is presently terrorizing America with its high-tech apartheid tactics, act in amazement when they suffer an act of retaliation. They are now saying that Mayor De Blasio and Al Sharpton are guilty of the murder of two cops because they have instigated a “jihad” against the police. Some tweets even blame Obama and Jesse Jackson. Such a tirade can only emanate from those who cruelly lack a sense of context, but none could be expected from trained assassins who obey, perhaps unknowingly at the mercy of the perverse mental leverages of society, the interests of corporate hegemony.  

The worrying tendency of worldwide police to be antagonized by the very elements it is meant to protect and serve can only signify that the sense and essence of policing have been eroded. The public debate about the excessive use of police force, brought about by the alarming number and nature of recent deaths of unarmed colored men at the hands of armed white cops, has been ground to a screeching halt by the legal system by choosing to exonerate the police officers from their crimes. The people have every reason to feel uneasy and uncomfortable about the exonerations in a society where no sense of justice has been perceived over the issue. It becomes increasingly evident that a black president, were he a Peace Nobel Prize-wielding warmonger as is required by corporate America, is not sufficient to combat racism in the USA.

It is sad but unsurprising that two police officers were executed in New York last Saturday and one on Sunday in Florida. Yet a government who did not hesitate to sacrifice its own police officers and firemen on 9/11 could have easily resorted to orchestrating the murder of these cops in order to scare the debate into a hasty closure and avoid future unrest; and blame it on a crazy loner. This crazy loner modus operandi seems to be mushrooming all over the press – from the Ottawa Parliament shooting, to the Saint-Jean-sur-Richelieu incident, all the way to the Australian Café Lindt. Lee Harvey Oswald seems to resuscitate every few weeks. Every time something huge happens, the news spew a scapegoat’s story of desperation, usually tinged with a zest of Islamic terrorism (in Oswald’s time twas communism), and the preemptive militarization is thus justified and becomes accepted by the population.

Tamir Rice, Eric Garner, Michael Brown… the list is endless and Jim Crow is seemingly alive and well. Anonymous recently exposed that KKK in Ferguson were at large and continued to infiltrate the administration and civil forces. Yet here are NYC cops, inebriated with their Hollywood-fuelled hype, saying others have blood on their hands while theirs are permanently stained. The insolence and bluster of these officers is profoundly detrimental to a fair notion of justice and they are in no position to issue opinions of any sort after repeatedly getting away with murder. The cops’ policy of escalation of force since 9/11, the sheer military deployment of what is a civil force against the very people, the insane multiplication of SWAT teams all over America – all these factors have actively contributed to a mass confrontation.

It is hence pointless to accuse others. Even though the individual officers who were slain could or could not have been part of the oppressing and corrupt, they represented a faction in a war. Had they not been wearing a uniform inside a police car, they would certainly not have been struck. The individual deaths must be lamented and condemned, but the blow against police cannot be entirely deplored, as it inevitably instigates – fractionally, imperfectly, unjustly, it is granted – precisely the sense of justice that was generally perceived to be absent from the situation, aggravated death after death without a sole cop being convicted.  

One only needs to witness, or even observe on social media, police abuse worldwide to gather a sense of the build-up of resentment that this has been fostering and even to experience the rage for oneself. It is difficult to grasp the almost sectarian protestations of police now that the parity of conflict has been established: just as some members of the police have indiscriminately killed citizens, citizens are now killing police. The most obvious reaction from cops should have been humility, solidarity with and justice for victims of abusive police force; only then can police aspire to earn back the credibility it has lost. But police have reacted stupidly; again, no surprise here. Coldly, there is nothing amazing about this. What did they expect? And dare they hashtag it “jihad”, such an un-american term? 

Cops are clearly dangerous. Who protects us from them? Not a crazy loner, not a prudent Mayor, not a cornered president, not a wheelchaired veteran, not a colored pastor, not a jihad, not a news bulletin, not the UN, not the internet, not me… Some say prayer is useful yet, although prayer alone has never killed anyone, it is unlikely that we will ever agree on that either. There is no easy solution, but getting cockier is obviously not the way to appease the fear that any one of them might be next. They call it karma. The world today is one where Kim Jong-Un can silence Sony but NYC cops cannot be taught humility by any means. 

3.12.14

Carta abierta a Dionisio Vélez Trujillo



Electo y barbado Dionisio, hijo de Zeus y Sémele, nieto de Harmonía y bisnieto de Afrodita – te voy a hablar de tú porque soy yo, el bisnieto de un alcalde de Cartagena y el primo del que te precedió, de quienes me disocio a posteriori y quienes asimismo válenme huevo como viceversa. Y aunque ese poder, esa estirpe y sus voluptuosidades, que hieden a reinado corrupto, me serán siempre elusivas por motivo de desplantes como el que estás leyendo así como por mi total desinterés por su ineluctable naturaleza, me permito esta aristocrática osadía porque, a pesar de tu populismo, me atrevo a pensar que solo escucharías lo que te voy a decir de boca de alguien con un apellido que reconozcas. Cumpliendo con los requisitos reglamentarios, me adelanto en la delectable faena. Nótese que uso adjetivos, muchos adjetivos y adverbios. Sí, es sorna. Pillaste.

Eres de embarrarla con candidez. De las corridas de toros a los desplomes de caballos, de la placa que pusiste en honor a los piratas ingleses hasta la amenaza de perder la designación de patrimonio de la UNESCO por falta de planeación, de escudos coloniales a imponer tu retrato en las escuelas de la ciudad – eres el reflejo más perfecto de esa Cartagena que me desespera y aleja. Creo que eres el alcalde más desgarradoramente honesto que hemos tenido, el que mejor nos representa, la María Niño de la administración municipal [sic]. El tormento nuestro eres tú. No tiene límite tu capacidad de exponer, mediantes tus actos oficiales y/o tu inacción oficial, nuestras falencias, nuestra ignorancia, nuestra mentalidad colonial, atrasada, retrasada, consanguínea, nuestra comodidad en el error, nuestro regocijo en el esperpento, nuestra propensión al estereotipo, nuestra atracción al lucro fácil, nuestra consecuente ineptitud administrativa, nuestra falta de imaginación…

En el fondo, sería incluso conveniente que la UNESCO nos privase de la denominación histórica; sería un avance; sería un gesto de liderazgo comprometido con el futuro.

Y es que… ¿cuál patrimonio? ¿El de unas piedras apiladas en las que se dejaron la piel y la vida miles y miles de esclavos, y que además están rotas, vendidas y hieden a orín? ¿Qué clase de patrimonio es aquel que nos recuerda la explotación, la discriminación, la tortura y el genocidio? ¿Y que aprendemos de él, si no es a atraer al turismo más morboso y depravado posible y a rendirse a sus pies, dándoselas de vivo mientras nos matamos entre nosotros? ¿Qué tipo de orgullo puede significar que Cartagena de Indias se haya convertido en la capital mundial del turismo infantil o que en ella se vean los contrastes de recursos más pronunciados y las cifras del crimen más alarmantes de todo el país? Pero la UNESCO seguramente se baja en el Santa Clara, todo pago – y tras la cena y los tragos de honor se les ofrece un paseo en coche nocturno…

- A la derecha, la Escuela [sic] de Bellas Artes…

Más abajo, cerca de la muralla, el caballo se desploma. Se forma el bololó. A los que defienden al animal, los cocheros les han sacado cuchillo y machete por protestar. Y la policía no ha hecho nada. Nada. Después, a los animalistas (que así los llaman), los amenazan, los hostigan, los tratan de abusadores en las redes sociales – de abusadores de cocheros; sí. Cocheros que son hijos del vicio y de esa marea del mal que sumerge al centro histórico. Cocheros que se creen ley y trabajan para los mismos blancos de siempre. Como tú y como yo, Dionisio. Los blancos de mierda, nos dicen. Yo solo puedo asentir. Aunque esos cocheros son unas lacras. A ti te hacen la venia, pero yo – como no se la hago a casi nadie – no soy nadie y tengo el privilegio de verlos bajo su luz real. A uno lo llaman Carnicero, o algo así; creo que mata un caballo al mes en promedio. Sus dientes brillan como un cuchillo.

El problema, Dionisio, es que en la Costa los blancos somos más corronchos todavía que los que sí eran de aquí, ya que tremenda fue la podredumbre que se escapó de Europa y que aquí se envició mucho más (como sigue aconteciendo). Es un esquema de poder que, hoy por hoy, ya debe estar inscrito en la genética – y la mayoría prosigue su vida, programados como esclavos, consintiendo el abuso. No es que el rico esté ahí por ser mejor que otro; solo lo dejaron acostumbrarse, quizás ya por flojera. ¿O no se fue de aquí Gabo hace 60 años echando pestes contra todo, diciendo que los cartageneros éramos los cachacos de la Costa?

Somos aburridos, Dionisio. Ni bailamos sabroso ni nada. Da pereza estar en farándula y ser nieto, marido, sobrino, hijo de alguien en Cartagena. Las casas con las paredes blancas vacías y las reproducciones a escala del David de Miguel Ángel; las secciones de farándula en el Universal con las caras llenas de bótox; las camionetas cada vez más tablúas; la maestría en Boston y las compras en Miami… ¿Cuándo se ha visto a un cartagenero blanco promoviendo las Artes, la educación, el trabajo social – al menos sin que se esté aprovechando de algo o sin que lo crucifiquen públicamente en la Plaza San Diego? ¿Cuándo se habrá visto que a un blanco así lo respeten los blancos? ¿Cuándo se ha visto acá a un blanco trabajando en una casa, como criado? Aquí hay que llegar vestido de gringo sin escrúpulos, como el de Buñuel con la verga de oro, para que entonces le extiendan a uno a los pies una embarazosa alfombra roja que se usa tradicionalmente para coronar al tuerto rey.

Decía Frank Zappa: “No soy negro, pero hay un montón de veces en que me gustaría no ser blanco”. Yo solo puedo asentir. Te escribo, Dionisio, porque ya me da pena ajena.

Pues sí (pues no y te bajas), había que darle pico a la placa de los piratas, pero me sorprende que no hayan bajado a mazazos al Don Pedro de Heredia, pirata, violador, genocida y verdadero psicópata que fue condenado por la justicia colonial, por la corona y por la vieja leyenda Zenú que lo acabó matando, ahogado en costas de Cádiz rumbo al cautiverio. Es verdad que en muchas cosas los cartageneros hemos heredado rasgos fundamentales de nuestro fundador y es común que quienes no correspondamos al panorama nos expatriemos, o que nos expatrien. Tal pasado tuvimos, tal astilla no nos podemos arrancar hoy. Pueblo inconsecuente a quien le han metido las manos por los ojos por los siglos de los siglos, amén…

Hasta entiendo, noble edil, que en tu virginal narcisismo – patrocinado por Gillette, presumo – quieras perpetuar, mediante el reparto masivo de tu abrumador e ínclito retrato, el sentimiento colonial e impotente de ser gobernado por blancos que le entra a uno cuando abre un catálogo de ropa o ve una publicidad en este país. Pero creo que ha llegado la hora, amigo. Si no vas a dimitir, por lo menos aféitate; sí, tu barba es un pobre sustituto para ejercer la autoridad que te falta. Pero detrás de esa falta de autoridad está el fracaso de este falso sistema feudal, de su idiosincrasia fallida e impuesta. Ha llegado la hora en que la sociedad se capacite marginalmente, aunque sea un poco, lo suficiente para autogobernarse y no necesitar sostener a una sociedad fósil con ínfulas de virreinato criollo.

Y lo que realmente debe hacerse en Cartagena no lo vas a poder hacer tú ni podré hacerlo yo. Es un pueblo enorme que depende del turismo y que ha crecido maltrecho, sobreviviendo siempre con un mínimo esfuerzo, aprovechado, acostumbrado al favor, endurecido contra todos. Hay que sacar al turismo de Cartagena, tumbar la muralla, reurbanizar, traer a Jacque Fresco, mestizar los estratos. ¿O matarse, qué? La arquitectura cartagenera se dibuja como un embudo de pobreza. Todo está mal hecho, es ejemplar. Hay que empezar de nuevo. Para hacer eso, me temo que no vamos a servir ninguno de los dos. Yo ni me atrevo a presentarme a la alcaldía: me da suma jartera y me esperaría hasta plomo en represalia. Tú, por lo menos, digo, aféitate. Eso está ampliamente dentro de tus capacidades.

Si quieres, yo mismo te presto la prestobarba… 

2.12.14

Carta abierta a Timochenko



Usted es una farsa. Me dirijo a usted ya que, a juzgar por la genuflexión y ejemplar torpeza de nuestros administradores, es usted la máxima autoridad de esta colonia del reino. O del reinado este, biútiful.

Usted se pretende el bastión de “la causa de la emancipación de los oprimidos y sojuzgados que claman por un país donde reine la justicia social”. Pero usted no duda en volar oleoductos y verter crudo en la naturaleza. No voy a hablar de los seres humanos que se ha llevado por delante (ya que esta raza chibchombiana nunca ha clamado por nada) porque tampoco creo en ellos aunque dirimo de su cinismo al decir que usted sí. Aquí todo el mundo mata, extorsiona y secuestra: narcos, paracos, militares, desplazados, bacrim y hasta gente de a pie. Por eso, no se le puede juzgar a usted en especial. Habría que juzgar a toda Colombia.

Pero ningún otro asesino vuela oleoductos aparte de la guerrilla. La susodicha guerrilla, porque tal no es. Es una farsa. Es usted el mejor amigo de Uribe, y entre Uribe y Santos no hay disensión sino estrategia. Es el pueblo quien, a fuerza de telenovelas y fútbol, ha omitido entender que nunca hubo pelea ni separación. Usted y Uribe son socios, se necesitan. Ambos son hijos de Pablo y heredaron sus ínfulas. Aquí somos medio centenar de millones de hijueputas y todos hablamos de sangre, aunque sea la de Cristo. Pero sabe que nunca haremos revolución. Jamás, pues así somos. De parranda y titubeo, del sainete.

Y usted, Timoleón, es un imbécil. Ni voy a hablar de los otros, porque ahora le estoy hablando es a usted. ¿Cómo se le ocurre volar oleoductos, ignorante alzado, criminal? ¿O es que usted no sabe lo que le está pasando al planeta por culpa del petróleo? ¿De Macondo 252 a Macondo no reconoce la diferencia? ¿O es que desconoce las consecuencias de un vertido de petróleo en la naturaleza sana? ¡Como si no tuviese internet en el monte para educarse! Nada más lo usa para jodernos la vida a todos los que pretende defender de las injusticias, que esas sí existen, pero usted solo las amedrenta. ¡Está usted destruyendo mi país, ojo!

Y además ¿a quién se le ocurre ser comunista hoy en día y en Colombia? A un iluso. Pero en sus filas tampoco hay educación de contexto. El gobierno tampoco propone esa academia. Usted es un oportunista que aprovecha el hatajo de brutos vivos que somos para su propio lucro tras la cortina de humo de una ideología desueta y demostradamente impracticable. Usted rescata lo irrescatable con un morbo que da escalofríos. Usted le da, como las pomposas FF MM, un fusil a un niño en lugar de darle un instrumento de música. Usted, como tales dichos, es un pistolero corroncho educando a los corronchos a ser pistoleros.

Si usted fuera guerrilla, actuaría de manera informada. En este país lo que sobra es objetivo militar pero usted prefiere ir contaminando la flora y la fauna a su paso cual Atila. Con poco plomo se podría empezar a resolver el país pero usted no hace lo que debería hacer. Observe, por ejemplo, al concejal Marco Fidel Ramírez, con su lema de “más valores y menos condones”. Este hombre es irresponsable y peligroso – va a perjudicar a muchas personas que, sin educación correspondiente, le harán caso y contraerán enfermedades venéreas potencialmente letales (si hasta el ébola pasa por ahí) por no usar el condón. ¿No debería ser objetivo… usted, digo; con este tipo de personajes, quiero decir? (Un saludo a los muchachos del PUMA.)

¿Por qué no ataca directamente a las multinacionales? ¿Por qué no les pega zarpazos de hacker como los héroes de Anonymous, que atacan al Ku Klux Klan? ¿Por qué el gobierno no les quita el negocio legalizando las drogas? ¿Por qué se queda mamando ron en la Habana en lugar de denunciar esa justicia social (así la llaman los paracos) ante la ONU, desacreditándose y manipulando públicamente al gobierno? ¿Qué tan comunista puede ser usted si lleva camisas de Arturo Calle y lentes Ray Ban? ¿Qué credibilidad pretende tener ante el pueblo colombiano que nunca ha tenido la oportunidad de ser tan estúpido como para elegirlo a usted a un cargo público?

No, Timoleón, Napoleón de timo, como él por caer. No, este país en su mayoría lo desprecia, desprecia a su secta. ¿Por qué no emula a Jim Jones y nos revive Jonestown con sus locuaces secuaces? (And I will be very clear to your bosses that they are no longer welcome in Colombia. People have started to find out who you are in your own lands. Your survival is doomed.) Tomemos conciencia ambiental y rechacemos los acuerdos transnacionales que arrodillan a nuestros estados y los debilitan, de la administración hacia el pueblo, del pueblo hacia el ADN del mundo y el nivel del mar. Estas guerras nos fueron impuestas. Debemos transcenderlas.

La consecuencia del deterioro del medio ambiente es muy grave, doctor. Su condena deberá ser muy dura. La única manera de salir de la catástrofe es convirtiendo este país es una especie de campo de concentración sinfónico en el que todo el mundo haga música y coma productos locales, que la vida sea transformada radicalmente. Todo debe parar. Es esa la paz. Santos es un idiota al creer que se puede compensar a las víctimas con plata. Ese es el problema, en Colombia se le ha dado un valor monetario a la vida y por ende la vida no tiene valor. Santos es un idiota útil, un títere de otros (y el General Papaya, ya ni le cuento).

Nada de esto es nuevo, me gustaría que me quedaran ganas para despreciarlo o amenazarlo con más contundencia pero ya me estoy haciendo viejo. Espero que se entere usted que, como ciudadano, me opongo a usted enérgicamente. Y lo hago públicamente. El Caimán Divino se le rebotó, gonorrea. Me opongo a que usted exista. Me niego a que usted sea. Me le paro en la raya, triple hijueputa. Esta no es una manifestación de manos blancas, no creo en la paz factible ni en nada que a usted le convenga. Creo en unos pocos oasis de paz en el desierto que se pueden gestionar y expandir. Pero sin usted. Fuera las FARC, el ELN y todas las putas guerrillas de Colombia. Al exilio norcoreano. Chao, pesca’o.

Pero los más tristes son los que quedan, los que están permitiendo un golpe de estado silencioso y subrepticio con instrumentos legales y paralegales. ¿Cómo se le otorga voz y voto a alguien cuyas condenas suman 178 años y acumula 117 órdenes de captura, que está buscado además en EE UU y por la Corte Penal Internacional? ¿Qué pasa? Estos son los mismos que se metieron en la casa de Gadafi y lo asesinaron cuando ya no les servía. Desde Gaitán, Colombia está al servicio de intereses muy oscuros cuyos protagonistas no están en nuestra tele. Responde, Colombia, o sigue muriendo. 

La democracia no es para todXs



El mundo parece dominado por optimistas con letra de idiota. Solo escuchan si se les insulta, si se les maltrata, si se les golpea. Y, claro está, tampoco en ese punto de reacción va a salir un diálogo útil. En ocasiones, se les silencia y nadie viene a reclamar el cadáver por temor a represalias. Obsérvese cuanto portento envían por las redes sociales como pequeña bomba de desinformación para entender hasta qué punto la inconsistencia de sus existencias desafía a la misma ciencia. Viendo lo que comparten, no se puede esperar mucho de ellos. Si alguna vez lo ostentaron, perdieron todo el sentido del ridículo hace tiempo. Y las faltas de ortografía que vuelven al ataque. Siempre son las mismas. Pero hay que perdonárselas. Hay que cogerla suave. Y es que ajá.

¿Qué virtud querrán que le encuentre uno a un optimismo tan brutalmente mal redactado, habiendo en el nihilismo mayor exquisitez que salta a primera vista? ¿Cómo se puede uno anonadar extasiado ante el espectáculo de hordas dando me gusta, como si su gusto fuese ley? ¡Y que soberano aburrimiento induce el discursito aprendido, lo normal, lo que se espera de uno, lo extenuantemente previsible! Avanzan como manadas de psicólogos armados de casetes de música barata de relajación, listos a ametrallarle a uno el existencialismo y la locura a punta de Paulo Coelho y demás barbaridades recicladas, prestos a devorarle a uno la insurgencia a base de bálsamos televisuales y de trends impuestos que ni entienden. Escuchan ruido repetitivo que induce al sexo malo y furtivo. La mala calidad se ha impuesto.

Esto no es un planeta con ISO 9000. A decir verdad, hiede. Pero siguen contaminando. Y se quejan del calor y del clima despampanado. Y joden. Y por favor, señor, sería tan amable de botar la basura en el caneco – calla, sapo, yo pago aseo. Desde luego, menos mal que no estuve armado cuando me lo dijo ese eslabón perdido que arrojaba basura en la playa. Lo peor fue el desdén evidente con el que, de soslayo, dejó caer la mugre humana que expulsaba a modo de célula enferma. Me dio asco el ser humano. Sí, en general. En ese nos vi a todos. Más que nunca el socialismo o la democracia, en este contexto de víboras que escriben en Facebook sobre la bondad y la salbacion [sic], me parece una broma de mal gusto. No puedo tolerar que la banca mundial destroce el planeta pero tampoco que estos animales puedan votar. Veamos mejor estos 34 inolvidables consejos sobre cómo reventarte la jeta contra un arboreto

A fuerza de combatir la discriminación, hemos dejado entrar a los imbéciles en el juego de la democracia. Entiéndase por imbécil aquel que pretende tener acceso a sus derechos sin ejercer sus responsabilidades. Ahora, cualquier idiota con conexión internet puede, como quien escribe, dárselas de ser un as, un pionero o hasta un niño de 10 años. Cualquier documento preciado – disimulado entre la maraña de informaciones repetitivas y contradictorias, excesivas, de la red – puede ser comentado, valorado o devaluado, por imbéciles. Es como si se pudiera pintar libremente por encima de la Mona Lisa. Es como si Leonardo la hubiese publicado en Twitter y algún sujeto hubiese comentado, con pésima ortografía, alguna tontería mal informada al respecto. O hubiese publicado alguno de esos spams, creepy pasta, abogados especializados, meme de moda, etcétera y pare de contar.

Se ha devaluado todo. El trato y la vida humana, sobre todo. Creo que los pobres de antes se ocupaban mejor. Ahora son pobres con HD. Y ya no hacen nada y si se han de ofuscar, se ofuscan entre ellos para regocijo de gobernantes y multinacionales. Y los ricos son igual o peor de incultos. Solo posan con una sonrisa más cara. La pasividad colectiva que ha logrado el fenómeno televisivo no tiene parangón en la historia conocida. Solo salen a protestar por los cortes de electricidad, porque se les apaga el wifi o no se pueden ver el partido. ¿Pero quién se opone a las masacres con motosierra, quién expone al ladrón y al corrupto, quién denuncia un maltrato, quién exige la gratuidad de la educación superior? Los anales nos hablan de pueblos que no quisieron ser relegados al olvido, como en el Gueto de Varsovia, que merecieron que se luchara por ellos. Este pueblo no merece que se luche por él. Cría cuervos, decían.

Y por esos altibajos de la conciencia estamos así. ¿Y si tanta pasividad, tanta previsibilidad en la deterioración de nuestras intervenciones de vida, y si tanto magma de coma nos llevase a un parón horrible, necesario? ¿Y si ya interviniese una autoridad superior a todas las establecidas – quién puede escapar a la ola de cientos de metros? Pero no hay que suponer que haga falta un Pinochet para que se oiga a un Víctor Jara. No hay que imaginar que se necesite de un Franco para enamorarse de Lorca. Está dicho que hay pueblos a quien no queda más remedio que gritarles desde el horror pues con amor ya no reaccionan. Si se les canta sandeces, se quedan dormidos. Sus almas se han hecho duras y opacas. Solo un volcán puede despertarlos – su propia indiferencia se acumulará hasta llevar a la erupción.

Estos ciudadanos de centro comercial, consumistas, enlutados de rutinas, lastrados de banalidad llamativa, enzarzados en llamaradas breves y simulacros de animales sin contexto – estos nuevos humanos están más cerca del androide que nunca. La cultura sucedánea funciona como software desechable en sus discos duros formateados. Se creen omnívoros mas solo demuestran coprofagia. El ápice de ellos que truena lo apagan o lo mandan a extinguir con un profesional. Todo lo demás es una alergia al gluten. Se han cavado apéndices discursivos en sus teatros cotidianos; estos apéndices fueron extirpados públicamente. Ya todo el monumento a la sustitución se ha terminado de erigir; en cualquier momento se abrirán las esclusas del deshielo y nos cubrirán dudas muy antiguas. Ya hace tiempo han dejado de sintonizarse canales de escucha – la gente anda tweeteando. La gente se mira mirar. El ombliguismo ni siquiera tiene sentido histórico ni se inscribe en ninguna conciencia estética. Del autorretrato de Van Gogh al selfie de una corroncha municipal y anónima, hay de qué estar cabizbajo. Hasta el humor decae.

Érase un tiempo en que la cámara la manejaba el fotógrafo y el pan el panadero. Ahora hay que estar en Instagram y con Garage Band se es compositor. Cualquier receta de un grupo en Facebook nos dice cómo hacer cualquier tipo de pan. De internet hasta salen terroristas islamistas y se improvisan stars que llegan a vender millones de discos. Puede estar bien esta reapropiación democrática del saber. Pero no sirve para nada. La gente, teniendo internet a su alcance, solo copia pedazos de la Wikipedia sin leer más allá, no visita bibliotecas, no investiga, no busca fuentes, no busca otras perspectivas u opiniones, no sabe ni quien es Newton. Y eso que funcionan en la vida, tienen carrera, y tienen su cuenta Twitter con bastantes seguidores. Se entenderá que así, no es posible – así no se puede.

Por eso este blog no es ni socialista, ni castro-chavista, ni de derechas, ni de izquierdas, ni anarquista, ni amarillista, ni terrorista, ni ateo, ni geek, ni religioso, ni en pro de ningún grupo u ideología en particular y se ha situado siempre ferozmente como opción individual. Siempre se nos ha preguntado (usamos el plural mayestático porque se nos da la Real gana) que quiénes eran ellos cuando nosotros nos referíamos a ellos. Repetimos la frase de Sartre (“L’enfer, c’est les autres”). Por lo menos, para decirles siempre en su cara un “que se jodan”, habrá merecido la carcajada. Es con mucho cuidado que se nos va plegando o replegando. A veces no se puede. Con frecuencia, no se puede mitigar nuestra pugna astral. A veces hay materia para persistir, para embadurnar. Allí hacemos falta. Yo en todo caso. Nosotros. 

27.11.14

#43














Iguala
igual a tantos
no es igual
es desigual

tiene nombre
el nombre se tiene
y no se detiene

mientras te entretienen
te entrenan adrede a ladrar
a taladrarte su teoría
a trepanarte con trucajes

y te han escupido la noticia
aunque sea una
que sea la única

no metas a
Dios en esto
porque esto
no es de Dios

quien calla otorga
otro gallo le canta
al que oye el gatillo

habrán más masacres
es horrible y real
no es un mal
parido poema

26.11.14

Fue Gol de Diomedes
(breve reflexión sobre la mediatización reciente del anti-colombianismo ancestral)



Sigo victorioso sin delinquir ni edulcorar. Por eso volví. Este es un desafío para los imbéciles como yo. Leo un artículo sobre el anti-colombianismo en el extranjero – lo sé, me río, veo algo que compartir en Facebook para que tengan más pruebas los atónitos estos que no han salido del pueblo. No sé qué piensan, si no han visto lo de Ferguson, si nunca vieron la batalla de Seattle ni la de Quebec. Yo sí. Por eso volví. A privilegiarme de tuerto, dirán. Pero en Europa también me los puedo desayunar. Solo que eso es un desafío horriblemente previsible, vale mía.

Cada vez que digo que se está igual o peor, según, por fuera, me miran con OVNIS por ojos. Solo le otorgan autoridad al discurso que pueden prever; aquel que los desconcierta lo apartan. Pero lo reitero – el autoproclamado primer mundo se está cayendo, el descalabro es descomunal, hay un murmullo histórico que eriza la epidermis del hemisferio. Pero aquí nada más fue gol de Diomedes. El tormento tuyo es tu ignorancia congénita. La monotonía de la injusticia en Colombia es peculiarmente lancinante. Se queda pegada como uno de esos olores a brea de las bahías putrefactas de su costa, deglutiendo semillas.

Un pueblo hipertrofiado, donde la cristiandad fanática no ha conseguido que se prohíban los alimentos transgénicos ni la contaminación medioambiental siquiera con el argumento de que modifican brutalmente la obra de Dios, pero gustosamente clama contra aberraciones que ella misma practica tras un velo de conducta desdibujado. Vivimos proceso tras proceso de encarnizamientos descabellados que el mundo ya ha aprendido a observar con aprehensión. Lo único que le hemos sabido mostrar al mundo: Shakira, James y Pablo. Son héroes de la TV y balizas de la juventud. Decididamente, Colombia es lo que parece. Y tiene el turismo que le corresponde, ya que los extranjeros vienen aquí a delinquir desde los piratas, que hasta placa conmemorativa les ponemos. ¿Y por qué el pueblo se levanta contra eso pero no contra Monsanto?

Como han pasado cortados de la realidad mundial en su momento más crítico y que por ende han dejado que perduren conflictos decimonónicos, casi feudales, se ha debilitado la comprensión de la invasión que se ha logrado implantar desde hace ya poco más de un siglo en este país por medio de las empresas multinacionales, especialmente las estadounidenses. Y la guerrilla dejó entender hace mucho tiempo que no la motiva ninguno de los ideales que pretende defender, sino que se trata de un hatajo de criminales equiparable al mismo Estado en su interés por el lucro. Si hubiera una guerrilla o un gobierno de verdad en este país, ya habría terminado la guerra. Pero Uribe y las FARC son una misma cosa y se necesitan mutuamente para existir.

Ante esto, el pueblo yace anonadado a pesar de su pretendido avispe – panem et circensis, pan y circo – aguardando tranquilamente el desatamiento de la última carcajada estúpida, reality o chisme que pueda denigrar a quien hayan celebrado previamente. Y así es que siempre hemos exportado morbo: droga, violencia y sexo. La canciller colombiana María Ángela Holguín opinó al respecto que “la televisión es un negocio pero la gente afuera no entiende esas novelas como se entienden en Colombia, y eso hace un daño inmensamente grande. Es increíble que los propios colombianos hagamos cosas que nos generan una mala imagen”. Se nota que la canciller es pupy y no sale mucho a la calle: no tiene nada de increíble, somos un pueblo que se regocija en lo imperfecto, en lo feo, en lo chambón y en el mismo mal.

De aquí todo el mundo se quiere largar. Pero si eso es lo que se exporta, ese afán de huir, ese abandono de una causa difícil pero merecedora, ¿entonces qué se puede esperar? El aumento de la xenofobia hacia los colombianos tiene sus raíces en Colombia. Cada vez que se van los mejores (y no vuelven ni p’al putas) no dejan atrás más que tres categorías de personas: los que les quieren seguir en el éxodo y aún no han podido ahorrar lo suficiente (la mayoría), las ratas (crecen como tales), y los imbéciles como yo (en vía de extinción y/o falsa positivización). A los colombianos nos odian y nos estigmatizan porque ya nos estigmatizamos nosotros mismos, porque no hacemos nada para remediarlo y esperamos que con un doctorado en los EE UU se podrán solucionar los problemitas de nuestra familia nada más, lo cual es exactamente la misma motivación de un sicario o de un presidente. En breve, aquí todos actuamos, con variabilidad previsible, para salvar el culo propio nada más.

Este pueblo es de huevones que se dejan matar y de otros que claman por la patria, aunque de estos últimos hay en todos lados. Solo aquí se ve que se dejen pisotear tanto. El silencio y la prudencia tienen más vigencia que ese Dios que está en todas las bocas. Prudencia deber deberían tener ustedes al invocarlo tanto si después siguen injuriando, robando y matando – dicen que eso es pecado. Y que el que calla es cómplice. En los barrios repletos de sparrings y de mototaxistas de ojos saltones se gesta un odio sin límites. Es la única cosa que se ha podido perfeccionar en Colombia mejor que en cualquier parte (la otra es la gaita y a esa, que sí es loable y única, cada vez la tocan menos). Hiere ver hervir tanto odio en este bello país y, sobre todo, duele verlo desparramado impunemente por los foros, siempre con tan mala gramática y ortografía, como si una avalancha troglodita se nos precipitara encima armada con toda la tecnología del nazismo y de internet; ahí está el termómetro del frío que vamos dejando a nuestro paso.

¿La solución? Obliguen por la fuerza a todo el mundo a interpretar música a nivel profesional. Legalicen la droga y apliquen pena de muerte desde hurto simple para arriba. Y digan que es por caridad. Hay países que coquetean demasiado con el totalitarismo amateur para no acabar mereciéndose uno profesional. 

10.9.14

Bernard Lehre a une gueule de Gollum



«On trouve ça dommage qu'il tente de se coller à un événement tragique comme celui-là pour mousser une carrière de chanteur [...] en mal de reconnaissance. Je connais bien Webster, il ne manque jamais une occasion de critiquer la police. [...] Il devrait peut-être se recycler et aurait intérêt à se taire plutôt que de dire n'importe quoi. Ça peut avoir des conséquences importantes.»

- Bernard Lerhe, président de la Fraternité des policiers et policières de la Ville de Québec

Voici la menace que dirigeait ce monsieur-avec-un-trop-long-titre à un artiste de la ville qui déplorait le fait que la police, suite au décès du cycliste Guy Blouin, ait pris « une attitude agressive envers la population ». En réagissant de la sorte, M. Lerhe confirme que Webster fait du très bon hip-hop.

La police n’a rien à faire de l’art urbain qui est essentiellement orienté vers la consommation massive et ses idées obtuses qui l’accompagnent, or Webster leur pose problème car il fait réfléchir. Le dernier souhait des policiers c’est d’avoir une population avertie sur les abus de pouvoir et sur leurs droits. Webster observe, pense et informe. Ils n’aiment donc pas ça.

Que Webster soit étiqueté comme opportuniste par la police prouve amplement la malhonnêteté de cette dernière. D’ailleurs, il n’est pas « en mal de reconnaissance » (on m’a dit la même chose récemment quand j’ai réagi aux propos d’un autre bonhomme) et je doute qu’il ait envie de recevoir la « reconnaissance » excessive de beaucoup de rappeurs connus car c’est exactement ce qu’il critique.

La police de Québec n’a pas seulement complètement manqué le message, elle a menacé celui qui l’a écrit. De quelles « conséquences » parlez-vous concrètement, M. Lerhe? Vous croyez-vous vraiment au-dessus de toutes les lois et libertés, ou est-ce plutôt que vous commencez à chier vos culottes?

Y en a marre des morts aux mains de la police! Les gens savent bien que, au quotidien, vous tuez impunément!

J’ai l’intuition que vous me proféreriez ici des menaces identiques mais vous n’avez aucun pouvoir sur moi. Ni moi sur vous, d’ailleurs, pauvre innocent! Je n’ai même pas l’envie ni le besoin de vous menacer que tout le monde déjà vous déteste. Vous me faites pitié! Mais plus près de vous ça sent la rage, attention! C‘est plutôt vous qui auriez intérêt à vous taire…

Pamphlétaire mais soulagé de vous avoir chanté ici vos quatre vérités, veuillez agréer, gueule-de-Gollum, l’expression de mes sentiments les plus acides.