BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

14.9.10

Daguten (en el centro de tu pasmo)


no sé si este aceite es de otro coche
no exijo leucocitos
sino cese del abandono imaginario cese
del alumbrado expiatorio
cese del mal sin enjugar
cuadros de notas hirviendo
el pasado en la cumbre de los hitos
en el mar asfixiado de peces agrios
y agrietado en la fístula de las flores perversas
anudar hoy el pie y las manos
agregar aire a los cielos
rozar con pinceles el cráneo rubio de las espigas
dorar con ansias un amor ya sublevado
abandonar los tejados
los puentes y clavos del tétanos
salvar el bacilo de las hienas
encapsularlo en la burbuja de más años
empedernido aliciente
hueso que toca al hueso
hierro pasado por mil corrientes
carros de hielo
nunca oh nunca
esperes por encima de las nubes ni del heno
apasionante incerteza
de los atrios cuneos te formas en barbaries
y las astas mas malvadas no te embisten
ni te magullan las poses del enojado
siempre oh siempre
cuando busques vigilante para tu dominio
cuando esperes morrinha y peso y hambre
escribe en el palo lo que te dice el alma
lo que te junta sueño vicio y daño
arrejunta tus papeles
daguten en el centro de tu pasmo
la putada del decenio
debe de ser este poema que
nunca escogió el hígado de otro paciente
sino que se adhirió al mío
nunca oh nunca pasó de mi
rollo
se le fueron los colegas en un embrollo
una angustia que guarescerte
una guarida para angustiarte una teta de
crema para el hígado
una crema de hígado para tus tetas
y un trocito para siempre
oh siempre
fuera la mirada de bocina
fuera bragas y cortinas
fue en proceso de don nadie
como con once años en el zoológico
con los amiguetes al ir a mear
me pillé la polla con la cremallera
aun tengo la cicatriz y me preguntas
qué es
cuántos años tiene
es contagioso
nunca te has acostado con animales
y te respondo

sí a todo
mi vida nunca
oh
siempre