BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

19.7.11

Ortega Cano: el diestro siniestro


La salida del hospital Macarena de Sevilla está abarrotada de periodistas. En silla de ruedas sacan, tras cuarenta y tres días de cirugía extrema y de traumatismos varios, al diestro Ortega Cano, que es más siniestro que diestro, y está hecho un Cristo. Le clavan los micrófonos delante, le dan la palabra a un asesino, qué asco. Tras pasarse minutos elogiando a su familia, la madurez de éste o del otro, de elogiar a los médicos, que son héroes cotidianos hasta con este desgraciado, menciona por fin el nombre del que ha matado hace poco más de un mes en la carretera entre Castilblanco de los Arroyos y Burguillos, por ir borracho al volante. Y es que no le basta con ir torturando animales de plaza en plaza, de oreja en oreja, ahora arrolla a los que tienen la mala fortuna de cruzarse en su camino. Y como primera referencia al difunto, perpetra este comentario, flanqueado por decenas de micrófonos:

Mi más sentido pésame al fallecido del accidente…

Hay unos anuncios de estos que aunque no tenga tele, los acabo viendo, que decían que algunas cosas no tiene(n) precio, para todo lo demás Mastercard®; bueno, pues esta es una. ¿Pero a qué cateto, a qué pinchabombillas, a qué vainípedo, a qué cernícalo se le ocurre darle el pésame al propio muerto? ¡Hay que ser sietemachos y tragar virotes, sin inmutarse delante de las cámaras! ¡Tan soberbia gilipollez no se puede borrar jamás de los anales! Pero los medios rectifican, maquillan, muestran solo otra parte de la declaración, y titulan que le ha dado el pésame a la familia. Sí, nos imaginamos que eso es lo que quería decir, pero no es lo que ha dicho. No es sorpresa que diga estas sandeces si es capaz de sentarse al volante borracho como una cuba. Nunca se sabrá cuantas veces este accidente mortal estuvo a punto de ocurrir, porque no puede ser la primera vez que este famosillo se sube borracho a un coche. En España, a juzgar por las estadísticas de la DGT, hay muchos asesinos en potencia como él lo fue hasta el accidente, que tienen menos respeto por la vida que el papa por los condones. Parece ser que la familia del difunto solo pide cuatro años de prisión para Ortega Cano. A ver si va a resultar ser verdad que lo de las dos Españas, no se borra nunca. Decía Machado y cantaba Serrat con inigualable duende y discernimiento, que una de las dos Españas ha de helarte el corazón. Añadamos que una de las dos Españas te puede atropellar o embestir con su vehículo, y que la otra siempre estará allí para entrevistarla a la salida del hospital. ¡Hala pueblo, a mirar las fotos en el Hola y a atolondrarse!