BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

26.9.11

Colección Merienda de Blancos 2011-12

(Photo: Frank Hurley, 1916)

La impresentable colección Merienda de Blancos se da a conocer con este corto prensado de comunicación, a día de hoy, con el recién estrenado mes de Vendimiario.

Fruto de una exacerbada labor de histeria sublimada, de intuición adiestrada y de mecanografía, esta editorial pretende instaurar el soplo cósmico en cada una de sus páginas. El mandato de la colección es conseguir, mediante la desopilante absorción de empanadillas o cualquier otra substancia surrealista, la abdicación total de las regularidades, la defección de los ciclos solares, lunares y terrestres, y la dimisión de gobiernos, lacres y hacendados aciagos.

Como quien viere o leyere estos libros pudiere en todo tiempo considerar, la calidad se mantiene incluso tras el inevitable estertor de la carne. Con esta apuesta hacia la eternidad, los editores pretenden rellenar el vacío impuesto por el nuevo ocio en nuestras estanterías cerebrales, y reemplazar la prudencia anónima del hacker con el par de gónadas públicas que corresponde a toda denominación de origen ibero-castiza.

La colección está impulsada económicamente por la Fundacción Mutante y Trolex, y en la actualidad está dirigida por José Ortega Cano y Gasset.

Sin más tardar, se exponen los primeros títulos de la colección Merienda de Blancos, que son los siguientes:

Cantidades instantáneas • Reojos • Palidez Polaca • Teatro incompleto y algunas molestias • Sal y uvas • Ciudades repletas de la soledad ajena • Preguntas abruptas sobre la contrariedad • Casas de Fuego • Unas que no y otras que sí • Mansa maldad • La oncología desesperada (y sus variantes arquitectónicas) • La pesadilla del vientre • Los jueves, pescado • Otrora nutrido y ahora manco y sucio • Jóvenes ventanas • Laúdes lindos • Con los macacos para afuera • La vasectomía de Gorgias • Templos de hiel, tiempos de hielo • Heliogravuras móviles • Ansias de cagar • Destrozos típicos • Guardando el andén limpio • Verdugos célebres • Garganta y píloro: un dialogo improbable (es decir, que no se puede probar, como si fuera una sopa) • La Hora de esos Obesos • Obreros de Sangre • Cangrejos vecinos (son la hostia y vienen de a cuatro) • Pielecillas • Los trapos envenenados • Tugurios tétricos Tetuanís • Una cumbre del odio • La “saluz” aterrizando • Nostalgia a ciegas • Un parricidio planificado como una merienda de blancos • Moribundos y canallas • Como soltar una bomba fétida en el metro sin inmutarse • Doblar las esquinas sin intermitente • Claraboya claustrofóbica • La reapropiación inminente de mi castellano • Un pasaje hípico • Verduras y otras fuentes de luz • Aseos rebosantes • Un casamiento como otro más • Pasteles que nunca se comería Vd. • Con goma • Con goma II •