BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

21.11.11

Música cani en Génova 13


Los directores de campaña del PP ya pueden volver de sus vacaciones; el problema es que ahora hay que gobernar. Aparte de los caramelitos, de inspiración cuentista, no han tenido que hacer nada para ganar estas elecciones. Ahora sí, ahora toca, y se les va a ver el plumero (y el euro y el águila real). Y así es que la mala gestión de los inútiles ha abierto la puerta a una raza mucho más peligrosa, ya sin la torpeza del funcionario: son ellos. Los pijos, hijos de grises, quijotescos a 120 BPM, que estaban allí en Génova 13, con un chiringuito montado con la pandereta y el vocoder de los canis, de los tontos y de los americanizados… ¿Con que son estos los que han ganado? ¿Pero de dónde los sacan? ¿Del rave del Valle de los Caídos?

Así recibían estos esbirros del poder oscuro a su nuevo presidente, a las 22h 55:

Eh…eh…socialista el que no bote…eh…eh…


Pues yo, de socialista nada, y no boto, no. Ni con vuestra susodicha música, que se aparenta más a un ambiente de puticlub financiado por la mafia, ni con vuestra mayoría absoluta. Ni boto, ni voto, ni estoy en la foto. España es ingobernable. España es cuna de lo cutre, de lo cutre católico como de lo cutre anarquista, como del Cutrelux, con toda su morbosidad. El desliz del debate, protagonizado lamentablemente por Rubalcaba, es la mejor prueba de que todos estos chorizos son los mismos, y que llevan todos el mismo guión:

Ahora es usted el que mi-en-te….
Le interrumpo – de corregir el ganador.

Lo que hay, como siempre en España, es mucho gilipollas. Mucho tonto que sigue votando. Pero algunos han comprendido: 2,16% menos de participación. Tampoco se puede esperar que todo el mundo comprenda todo el peso de su vida y de lo que tiene alrededor. Estamos muy mal hechos, uno por uno, los humanos – nuestra fuerza es nuestra pluralidad. Desgraciadamente, España ha sido siempre, en su historia, el escenario a la vez del éxito y de la falla total de esa pluralidad. Hoy se reitera esa historia.

No es por nada, y ya lo dijo este auctor, pero no se escogió sin motivos un 20-N, fecha negra de la derecha española, para esta elección tan decisiva. 75 años del 36 (Primo de Rivera), 36 años del 75 (Franco): demasiadas coincidencias, al menos este escalofrío funciona. Si se compara con lo que está haciendo la derecha europea, todo concuerda, y en EE UU seguirá la tendencia y, tal y como los indignados inspiraron Occupy Wall Street y sus sucursales, esta fragmentación fatal de la izquierda hará caer a Obama con resultados muy peligrosos: Irán, entre otros.

Ya en Canadá, en las últimas elecciones, hubo un panorama similar: se hundió la centroizquierda, y la derecha del Partido Conservador, calcada del Tea Party, se hizo con una mayoría absoluta. Más y más elecciones se concluyen con resultados asombrosamente parecidos. ¿Complot? Sí, pero no electoral. La gente sigue votando estúpidamente, y son sus vidas las que han sido alteradas, por el consumo, la tele, los productos, la vida industrializada, etc. Si se puede cambiar a una persona, se cambia su voto….

Por eso se nos educa, desde tan jóvenes, hacia esta catástrofe del pluralismo, en vez de dar aliento a la inspiración colectiva, algo que los revoltosos sabemos hacer muy bien. Los culpables de esto son los mismos que perpetraron la LOGSE, que ahora se quejan de que los indignados no traen ideas nuevas y que son todos unos mindundis.

Así que a meditar sobre lo que dijo Berlanga y otras cuantas quijotadas de estas que nos suelen definir; que si hay guerra, no me toméis por Hemingway ahora que no hay bous. Tampoco iré a abrir una PYME. Me interesa más el conflicto de las palabras: el que puedo generar con la distancia y el tiempo necesarios para su inflorescencia. Eso de la Gran España todavía no lo había dicho nadie en democracia: a saber lo que quiere decir Rajoy, si es que no nos raja hoy…

Y es verdad que el Valle de los Caídos debía de estar vacío en este 20-N. Por una vez; la peor. Mejor hubiera sido que faltasen el año pasado y fuesen este. La prueba ha sido la hedionda pancarta, enorme, por cierto, que tronaba en Génova 13, durante el discurso de Rajoy. En ella, escrita con grima y sin gusto, porque así es la cosa, se podía leer:

Ni con 16 ni con 18. Aborto Abolición.

Los que faltaban. Los anti-aborto. ¿A que eran los que acudieron masivamente a Madrid a ponerse pedo para ver al Benedicto de los tabarros, el ksvi, que lo llamo yo, que por estas ya está tan tieso y motorizado como su predecesor? Ya se ve por qué camino nos van a llevar estos chorizos, en alas del voto de tanto gamberro descerebrado. Y no lo digo por socialismo. Más bien por apego a los derechos civiles.

Uno no puede ser profeta en su país. Por eso mismo, por mi exilio ya prolongado, me he convertido en profeta español, y no es coña, ni droga. A ver cuando llega aquí RTVE Internacional a dar crédito a mi exilio, a ver cuándo habrá un gobierno que reconozca que yo soy cojonudo. Mientras tanto, me desdoblo de la política como origami libre, y yunque o martillo sigo escribiendo, y a veces me da morrinha. Y a Mourinho también, toma ya. Y a Espinete…

Juro nunca abandonar el castellano como lengua de expresión.