BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

4.6.12

Cansarse




cansarse
ser virrey de mi conciencia
estupefacto luzco asombros
aun permanezco
no llevo las manos a mi cara
sin humedad
sin un estrépito de salitre
trasquilando mi ansia
no he grabado en la tráquea
mis gritos
fallecer es tan común
como desfallecer
atracar en puertos dispares
con el hielo en la sangre ajena
pero cansarse
de la vida y las heces
de los cuellos que no se pueden
acariciar
de su gelatina esculpida
que languidece
eso es un lujo de micos locos
de los que aprovechan
cuerdas y espadas
para acortar el rato
costumbre de hematomas
de equimosis y epicentros
de raspaduras del corazón
tirado entre motos
con las cucarachas ennegreciéndose
y creer en algo firme
en algo maduro
tener aun así
que creer en algo bello
así es cansarse
es esperar nunca tener que volver
la vista atrás para desperezarse
es ser remedio más que enfermedad
pero beber gotas de miedo
por la boca ensanchada
deglutir los frutos del amor
cansado
tener en la experiencia inmóvil
la certeza tersa del movimiento
es llevar a la vez
la crueldad y la caricia adentro
y tener que deshojarlas por momentos
en hitos de palidez
cuando el cansancio aflora
es entonces casi un descanso
ya en si una seguridad catastrófica
y permanezco
ya nada puede cambiar ni la belleza
ni la cima del asco
ni los ojos perdidos de admiración
ni el escándalo
ni la risa atroz de esa mujer
que se lo roba
y que después lo bota a la calzada
también cansada
del propio cansancio habitada
saciada de él