BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

22.1.13

Soneto en exilio



La suerte no es el aire que respiras
ni el rostro así empapado del rocío –
es el humo que adiestras al baldío
y crudo espejo enfermo en que te miras.

Noches de lejanía y de uniformes
te habrán quebrado el cuerpo, en rebeldía
pusiste los albores de tu día
en albas cálidas y multiformes;

y entonces te tocaba el papeleo
con filas de emociones, con hocicos
que van causando tanto rejoneo

y que por dentro dejan hecho añicos.
Allí al menos no les da un mareo
decir que sí, sean pobres o ricos.