BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

30.3.13

Los Reynaldos (Hahn y Arenas)



Reynaldo Hahn
y Reinaldo Arenas
a duras penas
se van.

Reinando Hugo
y reinando Fidel
asumo
que se va él.

Reinado de lodo
y reinado de café:
todo
se nos fue.


Reinaldo escucha unos lieder
de Reynaldo
de esos un poco bucólicos,
con luz de Watteau.

Solo con Verlaine
en Nueva York,
con las ronchas al cuerpo,
con fascistas en sus venas,

Reinaldo cabecea;
el tenor y el piano se mecen
en los audífonos
mientras se muere.


Reynaldo y Marcel
se besuquean lívidamente
entre agasajos
y forcejeos textiles.

Marcel ha oído su voz;
Marcel, claro,
es Marcel Proust
y no Marcel Schwob.

Y Reynaldo no es
Reinaldo Arenas
sino Reynaldo Hahn
en su reino de arena.