BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

16.6.13

Una hermandad en llamas



vértices planos
siluetas del éxtasis
altiplanicies
y donde surge el rostro
un merlo pacifista
irrumpe y especifica
el canto de todos
se descubre un rellano
arrorró de sabanas
y calvas en la tela manchada
estupefacción de dinamita
entre ráfagas de absoluta timidez
apoderándose de la gravedad
y bíceps codificados
prietos de sal
incautados a la felicidad
descosidos
tirados por allí
por desorden estudiadísimo
entre dúos de velas
endiosados
por una hermandad ardiendo
fraternidad en llamas
deseo del excelente insolente
emparejamiento por modernidad
en un flechazo de estilo
con calentura incluida
todo pasa
y todo lleva barniz
cuando la oscura postal
se desintegra
y que el comején roe
su cartón mate y sus flechazos de tinta
afuera ronronea la ciudad
se oyen baladas en la calle
discos viejos y banderas
que tornan en la misma dirección
con amago pueril o nupcial
asidos por la brisa
en ejercicio de bravura extensa
didáctico empedernido
analizando en los desvíos escabullidos
y en las firmas sónicas de la noche
una advertencia del pasado
adivinándola entre electrónica
y especificaciones de disc-jockey
completo con humo y sirenas
estrellamiento de la penumbra
contra la valla de ruido
saboreando una eternidad purpurea
bajo el manto cansado del cielo
porque sí
en el paseo del día no se ha saboreado
lo suficientemente
la fragancia jodida y despedazadora
de la perennidad
algo breve y tísico
como una amenaza de ventarrón
un aluvión en una isla de arroz seco
disolviéndose en salitre
la levedad del despertar
sabiéndose en condena
con el fino auguro
en estado de educación permanente
y en vida a pesar de