BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

11.7.13

Hermann Rorschach (1884 - 1922) solicitando una escupidera asimétrica



a propósito
vi a su dios
era más bien lampiño
pero sus uñas parecían
anclas sesgos
en alta mar
crestas fugaces
despuntando en alas altas
tenía junturas de mueble
masivas proles de hueso
se aferraban
a su cabello manantial
reforzado de hidrocarburos
y bajo su mano el remolino
de peces ahuyentando atmósferas
como si extrajera al aire el mar
por trazo magnético
cabe recordar al lector que
sus colmillos eran de raíz
y sus tobillos de fieltro
que causaba aguaceros
con un guiño desganado
y que su cuello se entorcaba
como una pestaña
y se perdía en la nieve
todo su rastro
se experimentaba en la mente
un salto apaciguado
instantáneo
al ver su rostro
de tinta concentrada
a modo de un escarabajo de razón
denso enmarañado  
y con razones intrépidas
deshilándose entre bastidores
la luz que impactaba su cuerpo
se acurrucaba en cuevas
formadas por olas huecas
había rocas ancestrales
desplomándose
escombros mineralizados
despeñados por el beso
y que presidían la consigna
pues caer es caer erguido
lo demás es esmero
mero pavor de lo que no hay
disfrazado de tauromaquia
con oreja y sabor
se confrontan las verdades vasculares
las que resultan persignadas
apretadas del ombligo
se da caza al esquinazo vil
al tracto oblicuo
de una luna hembra
que se desparrama en velos
de luz de hambruna
fuerte y desvelada por excesos
a pesar de lo que se haya dicho
del frío de vivir
como acerca de esta precisa
y extraordinaria arenga
sin sentido
o con aquel que se le quiera dar
porque ya basta
de pedirle tanto al artista
¿o qué es lo que van a querer?
¿instrucciones?
vi a su dios
a propósito