BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

19.11.13

Elogios a su hijo



hago lo que viene y va
con cejas en lujo perturbado
no me duele el mármol
sino el valle de piel urgente

no existe una fórmula mágica para determinar
la intensidad de la lotería de dolor humano
quiero protestar absolutamente (cielo)
pero un niño persiste en la boca

no sé cómo lloran los milagritos
si no es que el sueño de mi dolor de vidrio
se hizo eco de impulso vital sin tener que preocuparse
acerca de la necesidad de comprender la resurrección

tenemos que encontrar una identidad
yendo yo confío en unidades
en el futuro
espero que llueva en un día soleado

para animarme a tener gritos como el chelo
de muslo encajado entre el sonido de los peces
recuerdo haber guardado sólo un beso (mucho)
me gusta pensar en imitar esta pregunta

como naturales oscuridades de apertura
entre el pulso adyacente de modo que cuando lo veo
mirándome me sonroje acechando
(cuidado) con lo que nunca puede ser  

la suerte es un pecado nupcial no se atropella
se vuelve aguijón y especie distante
en los pliegues de su nuca al mirar al cielo
hay formas perfectas

de belleza fúnebre y de alquimias pasadas
que se enaltecen ante el desastre que provoca
su rostro pálido y perpetuo y su insaciable sed
de curar hombres con el signo de la cumbre

para abrir la puerta de mi suerte
que esculpió su forma y su franqueza tal y como
lo presento ninguna alabanza hay más pura
y él contempla la vida admirado sin premura