BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

23.1.13

A passage from "The Distaste"



You are not paying attention, you are just paying taxes, and you shall pay them with your life, for your life will be no work of art, it shall be only work and no art. No experience of the truly sublime shall ever touch or change you, your knowledge of your profound unity and uniqueness will be absent. Your abstinence from the truth shall bring you great punishment, yet I will not be the one to punish or harm you, to hammer or insult you, to choke or humiliate you – I can only write and warn, write and fight and die writing, writhing at the mouth.

I will write now of censorship and freedom of speech: these concepts do not mean a thing to the elements. A fire, a flood, a glacial event, a pest – and the dice are rolled for human memory. Ask a river to leave your symphonies untouched and it will not care. These gods are real: they make the water kill. No effort seems convenient, no enterprise sufficiently protected, the compromise of mortality becomes necessary.

But there are those who fight and spit back at death, as if lacking the conviction of finality. It is difficult indeed to say whether it shall be they who shall prevail, whether their deeds shall be retained in future esteem, or whether their efforts will have been vain, for so unfathomable a concern can never meet the satisfaction of complete truth. The perceived human reason is no stationary eventuality, nor might it be exempt from regression at any given time, hence the evolutionary nature of language, anarchic in appearance, perceivable only – as many processes – only through hindsight and distance. 

22.1.13

Soneto en exilio



La suerte no es el aire que respiras
ni el rostro así empapado del rocío –
es el humo que adiestras al baldío
y crudo espejo enfermo en que te miras.

Noches de lejanía y de uniformes
te habrán quebrado el cuerpo, en rebeldía
pusiste los albores de tu día
en albas cálidas y multiformes;

y entonces te tocaba el papeleo
con filas de emociones, con hocicos
que van causando tanto rejoneo

y que por dentro dejan hecho añicos.
Allí al menos no les da un mareo
decir que sí, sean pobres o ricos. 

21.1.13

Veneno para uno



Extraño la muerte. He vencido a la ridícula levedad de la vida con punciones de paraco en un costado. Mi cabreo lo justifica todo, todo. Realmente ante la dádiva ni me inmuto. Por no vivir en la locura de un ventarrón que despeine ilusiones, soy capaz de hundirme en la belleza tóxica de lo improbable y de lo dudoso. Ya ni siquiera es pelear por un mundo mejor, sino convertir la hazaña en un cuadro borroso donde no se puedan apreciar las imperfecciones técnicas. El destrozo se hará al alba, con el sol acariciando las pestañas del desastre. Estudio como ser el ombligo de los siniestros más despampanantes del universo, el ladrón de la iridiscencia, la correa de transmisión de la embriaguez. Soy sicario cultural del apolillamiento, víctima por el placer de infundir desprecio y apóstata de la ilusión. Sé que he venido por algo que no puedo decidir, encasillado entre juventudes huecas y aprehensión. Se me ha hecho dulce el asco mientras se pudre mi lengua que expulsa, a modo de baba, una tímida conjetura de la exégesis. Pido que se me niegue el vaso de agua y que se me den océanos. Solo en ellos sabré ahogarme. Es así como el desperdicio de mi bondad comenzará a afectar a los que la mutilaron. La verdad no puede ganar, de otro modo el mundo se desmorona – es la lucha hacia ella la que lo anima, su razón de ser. Sé que perderé, viajando hacia un presente imperfecto. No hay Nirvana posible, no hay lavado de cerebro eficaz contra la lucidez y, aun así, esta no es más que una alucinación muy poco intimidante. Por eso empuño mi alma como un arma elegiaca, agraciada con los rubores de la sangre. Al ser banal, al que gana siempre, despistando la evolución, no es suficiente hacerle una pedorreta. Hay que ensañarse para que otros sepan, mucho tiempo después, cuando mi sien esté presa de gusanos oportunistas, que alguien quiso romper el orden con el filo de su llanto. No habrá un después. No habrá poder de convicción contra estas teorías ignotas. Solo se verterá al vacío la vertebralidad de la especie, su ademán nupcial encadenado, su ocio indispensable y estertóreo, el lento avasallamiento de sus transgresiones. Siempre habrá luz y oscuridad, acción e inacción, un arriba y un abajo: las leyes de la física nos han aprisionado. Y molesta tanta vida, molesta que las criaturas se expresen tanto en el callejón estrecho de sus sentidos. La existencia es brutalmente ruidosa e inconsecuente, llena de accidentes previsibles. Si tan solo se pudiese vivir sin que se supiera. En el nombre de la percepción, nos declaro no natos

19.1.13

Puma falso (Parranda para Nicanor)




lo siento pero esto no es un poema
es más bien un gritito de puma falso
ay por favor
apaguen ya el amago de asco
que cierren los vomitorios
invadan Iowa o algo
devuelvan y devalúen el beso
necesitamos peinar discordias
y tratamientos de raíz
y de nariz hendida

lo gracioso es que hay estructuras versátiles
esparcidas en el dulce seso de las tinieblas
emperadores en ropa interior
calzándose un rito entre pedos
mientras festejan y palmotean los mudos
aunque ya lo he dicho varias veces
que el sur no persigue al norte
pero se persigna constantemente
como si de un enano mental se tratare
oh cojones

ímpetu de la falacia ética
quien entre llantos se cerciora de lo vacuo
si se le agarrare y substituyere
un hocico por el ano e incorporare bocina
no se notaría la diferencia para nada
sería joder infinitesimalmente
el concepto de lo disfuncional
cagar filosofando
escudriñar las letrinas de palacio
con un tamiz de buscar oro