BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

2.12.14

Carta abierta a Timochenko



Usted es una farsa. Me dirijo a usted ya que, a juzgar por la genuflexión y ejemplar torpeza de nuestros administradores, es usted la máxima autoridad de esta colonia del reino. O del reinado este, biútiful.

Usted se pretende el bastión de “la causa de la emancipación de los oprimidos y sojuzgados que claman por un país donde reine la justicia social”. Pero usted no duda en volar oleoductos y verter crudo en la naturaleza. No voy a hablar de los seres humanos que se ha llevado por delante (ya que esta raza chibchombiana nunca ha clamado por nada) porque tampoco creo en ellos aunque dirimo de su cinismo al decir que usted sí. Aquí todo el mundo mata, extorsiona y secuestra: narcos, paracos, militares, desplazados, bacrim y hasta gente de a pie. Por eso, no se le puede juzgar a usted en especial. Habría que juzgar a toda Colombia.

Pero ningún otro asesino vuela oleoductos aparte de la guerrilla. La susodicha guerrilla, porque tal no es. Es una farsa. Es usted el mejor amigo de Uribe, y entre Uribe y Santos no hay disensión sino estrategia. Es el pueblo quien, a fuerza de telenovelas y fútbol, ha omitido entender que nunca hubo pelea ni separación. Usted y Uribe son socios, se necesitan. Ambos son hijos de Pablo y heredaron sus ínfulas. Aquí somos medio centenar de millones de hijueputas y todos hablamos de sangre, aunque sea la de Cristo. Pero sabe que nunca haremos revolución. Jamás, pues así somos. De parranda y titubeo, del sainete.

Y usted, Timoleón, es un imbécil. Ni voy a hablar de los otros, porque ahora le estoy hablando es a usted. ¿Cómo se le ocurre volar oleoductos, ignorante alzado, criminal? ¿O es que usted no sabe lo que le está pasando al planeta por culpa del petróleo? ¿De Macondo 252 a Macondo no reconoce la diferencia? ¿O es que desconoce las consecuencias de un vertido de petróleo en la naturaleza sana? ¡Como si no tuviese internet en el monte para educarse! Nada más lo usa para jodernos la vida a todos los que pretende defender de las injusticias, que esas sí existen, pero usted solo las amedrenta. ¡Está usted destruyendo mi país, ojo!

Y además ¿a quién se le ocurre ser comunista hoy en día y en Colombia? A un iluso. Pero en sus filas tampoco hay educación de contexto. El gobierno tampoco propone esa academia. Usted es un oportunista que aprovecha el hatajo de brutos vivos que somos para su propio lucro tras la cortina de humo de una ideología desueta y demostradamente impracticable. Usted rescata lo irrescatable con un morbo que da escalofríos. Usted le da, como las pomposas FF MM, un fusil a un niño en lugar de darle un instrumento de música. Usted, como tales dichos, es un pistolero corroncho educando a los corronchos a ser pistoleros.

Si usted fuera guerrilla, actuaría de manera informada. En este país lo que sobra es objetivo militar pero usted prefiere ir contaminando la flora y la fauna a su paso cual Atila. Con poco plomo se podría empezar a resolver el país pero usted no hace lo que debería hacer. Observe, por ejemplo, al concejal Marco Fidel Ramírez, con su lema de “más valores y menos condones”. Este hombre es irresponsable y peligroso – va a perjudicar a muchas personas que, sin educación correspondiente, le harán caso y contraerán enfermedades venéreas potencialmente letales (si hasta el ébola pasa por ahí) por no usar el condón. ¿No debería ser objetivo… usted, digo; con este tipo de personajes, quiero decir? (Un saludo a los muchachos del PUMA.)

¿Por qué no ataca directamente a las multinacionales? ¿Por qué no les pega zarpazos de hacker como los héroes de Anonymous, que atacan al Ku Klux Klan? ¿Por qué el gobierno no les quita el negocio legalizando las drogas? ¿Por qué se queda mamando ron en la Habana en lugar de denunciar esa justicia social (así la llaman los paracos) ante la ONU, desacreditándose y manipulando públicamente al gobierno? ¿Qué tan comunista puede ser usted si lleva camisas de Arturo Calle y lentes Ray Ban? ¿Qué credibilidad pretende tener ante el pueblo colombiano que nunca ha tenido la oportunidad de ser tan estúpido como para elegirlo a usted a un cargo público?

No, Timoleón, Napoleón de timo, como él por caer. No, este país en su mayoría lo desprecia, desprecia a su secta. ¿Por qué no emula a Jim Jones y nos revive Jonestown con sus locuaces secuaces? (And I will be very clear to your bosses that they are no longer welcome in Colombia. People have started to find out who you are in your own lands. Your survival is doomed.) Tomemos conciencia ambiental y rechacemos los acuerdos transnacionales que arrodillan a nuestros estados y los debilitan, de la administración hacia el pueblo, del pueblo hacia el ADN del mundo y el nivel del mar. Estas guerras nos fueron impuestas. Debemos transcenderlas.

La consecuencia del deterioro del medio ambiente es muy grave, doctor. Su condena deberá ser muy dura. La única manera de salir de la catástrofe es convirtiendo este país es una especie de campo de concentración sinfónico en el que todo el mundo haga música y coma productos locales, que la vida sea transformada radicalmente. Todo debe parar. Es esa la paz. Santos es un idiota al creer que se puede compensar a las víctimas con plata. Ese es el problema, en Colombia se le ha dado un valor monetario a la vida y por ende la vida no tiene valor. Santos es un idiota útil, un títere de otros (y el General Papaya, ya ni le cuento).

Nada de esto es nuevo, me gustaría que me quedaran ganas para despreciarlo o amenazarlo con más contundencia pero ya me estoy haciendo viejo. Espero que se entere usted que, como ciudadano, me opongo a usted enérgicamente. Y lo hago públicamente. El Caimán Divino se le rebotó, gonorrea. Me opongo a que usted exista. Me niego a que usted sea. Me le paro en la raya, triple hijueputa. Esta no es una manifestación de manos blancas, no creo en la paz factible ni en nada que a usted le convenga. Creo en unos pocos oasis de paz en el desierto que se pueden gestionar y expandir. Pero sin usted. Fuera las FARC, el ELN y todas las putas guerrillas de Colombia. Al exilio norcoreano. Chao, pesca’o.

Pero los más tristes son los que quedan, los que están permitiendo un golpe de estado silencioso y subrepticio con instrumentos legales y paralegales. ¿Cómo se le otorga voz y voto a alguien cuyas condenas suman 178 años y acumula 117 órdenes de captura, que está buscado además en EE UU y por la Corte Penal Internacional? ¿Qué pasa? Estos son los mismos que se metieron en la casa de Gadafi y lo asesinaron cuando ya no les servía. Desde Gaitán, Colombia está al servicio de intereses muy oscuros cuyos protagonistas no están en nuestra tele. Responde, Colombia, o sigue muriendo.