BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

29.10.15

En la neuronal París



aceptar las viejas formas de gritar
es sacudir nuestra historia
es verdadero anhelo de emular
con la esperanza de calmar quemaduras

bajo la atenta mirada de su compañero
saca un pañuelo para limpiar su sien y el cuello
que lleva el peso de su testimonio
de pie como un soplo de Sísifo

sigue el silencio
hasta el monasterio quemado de la naturaleza
podrá refrescarse en las ciudades
con un arroyo limpio en su boca

todos los sonidos están rotos
los intrusos divulgados
el riesgo transmitido
y el ingenio apretado

de nuevo ingresa en la neuronal París
golpe fuerte donde los haya
tumba inerte de ojos brillantes
con la funcionalidad del águila

N.B.: Este poema fue escrito 16 días antes de los ataques de Paris de noviembre del 2015.