BLOG PERPETRADO POR

FRANCISCO LEQUERICA

10.8.16

Inserte su prejuicio

Como colombiano o colombiana de bien, escoja cualquier palabra de entre las siguientes y rellene con ella los espacios en el texto más abajo. Cuando haya finalizado, escoja o imagine otra palabra y vuelva a empezar. Las palabras son: 

negro/ feminista/ pelirrojo/ gay/ sordo/ castrochavista/ tatuado/ trans/ atlético/ autista/ violista/ musulmán/ Rh negativo

    
Sigue el texto:

“No es que yo sea prejuicioso, pero es que no me gustaría que mis hijos se volvieran ______ al contacto con otros ______, porque en los colegios siempre hay alguno que otro en las clases. Ojo, yo no tengo nada en contra de los ______, sólo que la cultura de ellos es muy invasiva y uno no les puede decir nada porque en seguida se forma un problema. En el último colegio eso fue lo que nos pasó, y además el colegio defendió a los ______. Entonces puse a mis hijos en un colegio sin ______, para poder educarlos bajo los mismos preceptos en los que fui educado. Las cosas iban bien hasta que llegó la ministra, que además es ­­­______, imponiendo al país su nueva cartilla de convivencia escolar contra el prejuicio. No pude quedarme de brazos cruzados ante tan tremenda aberración y al protestar me reprendieron: ahí fue donde me di cuenta del gran poder del que dispone el lobby de los ______ en este país, de su peso político, del eco que tiene en los medios, infiltrados como lo están de ______. Ya no hay derecho a pensar diferente, se está discriminando mi derecho a discriminar, porque la democracia significa mi libertad de proteger a mis hijos de los ______ que los quieren adoctrinar con todo el apoyo del estado. Estamos viviendo el inicio de una dictadura de ______ en este país, sin lugar a dudas, porque castigan cualquier disensión de su norma que pretenden normal y apropiada. Por eso propongo que alcemos todos nuestras voces por el derecho de salvaguardar los valores del pasado (aunque con la tecnología de hoy), así tengamos que ir presos por ofender a los ______ al usar nuestro derecho a la libre expresión. Retomemos las riendas de este país, dejémosle claro a los ______ que su existencia ni nos place ni nos complace, que sólo existen porque los demás, los que sí somos normales, los toleramos.”

Ahora podrá construir libremente los argumentos prejuiciosos de su predilección, de acuerdo con su época. Si aún no ha comprendido lo que está pasando aquí, repita el ejercicio hasta que sienta subir en usted el sentido del ridículo como leche hirviendo. Gracias y buenas carcajadas.